Descubriendo Comillas

Como habreis visto algunos en mis redes sociales, ayer me fui de visita a Comillas aprovechando que era un día festivo. Estuve en varios lugares que me sorprendieron, unos más que otros, incluso descubrí que en dos de ellos se grabaron películas de miedo.

Casa del Duque de Almodóvar del Río.

Esa fue mi primera parada, se sitúa en Prado San José. Es una mansión de arquitectura ecléctica del siglo XIX, de estilo inglés aparentemente idílico.

El interior no se puede visitar,pues es de propiedad privada, pero en los alrededores se puede observar su magnifica estructura.

Se ha convertido en un plató de películas de miedo, allí se grabó “SexyKiller” de Miguel Martí y “La herencia Valdemar” de José Luis Alemán, entre otras.

Juan Manuel Sánchez y Gutierrez de Castro junto a su esposa Genoveva de Hoces y Fernández de Córdoba fueron los Duques de Almodóvar del Río y Marqueses de la puebla de los infantes.

Es una casa con mucha historia, y a pesar de no poder ver el interior creo que no me cansaría nunca de ver sus exteriores.

Aunque se utiliza para películas de miedo por esa belleza tan sumamente maravillosa que puede llegar a aterrar (como dice la gente que lo conoce) a mí no me da esa sensación de miedo, pero os voy a contar un secreto, a mí no me gustan las películas de miedo, quizá sea por eso por lo que no me ha asustado. No estoy familiarizada con sus escenarios. A mí, muy lejos de asustarme, me ha encantado. Creo que volvería a verla si se me presenta la ocasión.

PicsArt_05-02-02.47.15.png

Monumento al Marqués de Comillas

Justo en frente de la casa del Duque de Almodóvar del Río, está la entrada a una pequeña arboleda preciosa en la que se encuentra un parque para los más pequeños de la casa y dos monumentos, unl de ellos es una cruz, y el otro es el monumento del Marqués de Comillas. Lo construyeron Doménech y Montaner en 1890.

Está en perfectas condiciones, tiene un pedestal que simula la proa de un barco y desde allí hay unas vistas preciosas de la playa y parte del pueblo de Comillas. Es un lugar tranquilo con bancos situados a los lados del camino de piedras y entre el césped. Perfecto para leer un libro o simplemente para tener una charla entretenida con familiares o amigos. Un lugar donde los más pequeños pueden divertirse y jugar a sus anchas.

Lo único que no me gustó fue que como estuvo lloviendo los días anteriores había alguna zona que estaban un poco encharcadas y sin un calzado adecuado, puede resbalar. Asique muy importante llevar buen calzado. ¡Lo pasareis genial! Desde allí hay otra perspectiva preciosa de la casa del Duque de Almodóvar del Río.

PicsArt_05-02-03.13.56

La fuente Tres Caños.

A decir verdad, esta me la encontré de causalidad. Cuando iba caminando dirección al Palacio de Sobrellano vi esa pequeña plaza con una fuente situada en el centro que me llamó bastante la atención. También fue construida por Doménech y Montaner a finales del sigo XIX. Está situada en la plaza Joaquín del Piélago. Como su nombre indica, fue construida en agradecimiento de Joaquín de Piélago, hijo político del primer Marqués de Comillas, por su generosa aportación para las obras de traída de aguas en Comillas.

Es una fuente realmente bonita. En la plaza hay varias tiendas de ropa y Souvenirs junto a una gran variedad de bares en los que sentarse para tomar un refresco o un café. Si llevas la comida de casa, también puedes sentarte a comer en uno de los bancos que rodean la fuente. Es una imagen realmente bonita.

20180501_151558-01

Palacio de Sobrellano.

Fue construido por Joan Martorell y se inauguró en 1888. Se recogen varias tendencias,que van desde el gótico civil inglés hasta el recuerdo de los palacios venecianos, pasando por un tratamiento de los relieves cercano a los mozárabes musulmanes.

Tiene un hall precioso y una escalera de mármol blanco increíble, creo que fue lo que más me impactó de todo el palacio. Pertenecía a los marqueses de Comillas.

Es un palacio de 3 plantas aunque solo se puede visitar la primera ya que el actual Marqués de Comillas que reside en Madrid, fue quién vendió el Palacio al Gobierno de Cantabria, llevandose así gran parte del mobiliario. Pero a decir verdad, los muebles que dejó son preciosos.

Lo que más me impresionó fue la gran mesa de billar de tamaño desmesurado, como 2 mesas actuales y las lámparas…¡eran todas preciosas!

En la sala contigua de la que era el salón de Baile, se rodó una película de miedo.

Si que es verdad que esa visita deja mucho que desear y me parece un poco cara la entrada para solamente 30 min escasos de visita, pero está bien para conocer un poco más de la historia de Comillas y el tipo de estructuras y diseños que tenían los arquitectos.

Se visita en grupos muy grandes y el trato con la guia me resultó un poco amargo, lo explicaba todo muy rápido, dando la sensación de “acabar cuanto antes” pero quizá fue porque yo fui con mi hijo de 2 años, que a pesar de su buen comportamiento, cuando veía algo que le llamaba la atención se recreaba un poco más de la cuenta, pero siempre con cosas referentes a la visita.

Esa visita no la recomiendo para hacer con niños pequeños ya que al parecer no se tiene en cuenta que son niños y tienen que hablar de vez en cuando, no se les puede controlar todo el tiempo, también tienen que expresarse.

PicsArt_05-02-03.30.44.png

La capilla-Panteón.

También pertenecía a los marqueses de Comillas y fue otra obra de Joan Martorell.

En su interior se levantaron los panteones del primer Marqués, su hermano Claudio y el segundo Marqués.

La capilla tiene un magnifico altar de bronce pulido, los atriles y la mesa también son de bronce y fueron diseñados por Joan Martorell. Los bancos y los confesionarios tenían el asiento cóncavo para una mayor comodidad y personalmente si que son comodos, incluso más que los actuales. Estos diseños fueron de Antonio Gaudí, que en todas sus obras utilizaba diseños de vegetación y firmaba siempre con un dragón.

Lo que más me llamó la atención fue el gran órgano que tenía la capilla. Me pareció maravilloso.

La capilla en sí, me gustó bastante,todas las esculturas eran realmente bonitas y se conservan en muy buen estado. Pero como dije anteriormente, no es una visita que volvería a hacer cin mi hijo ni con ningun otro niño pequeño, ya que la guía era la misma y a nadie le gusta ir de visita a un sitio importante que al final acabe en desastre. Pero así todo, el niño y yo nos lo pasamos genial descubriendo Comillas.

20180501_163605-01

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s